16 marzo 2007

Una semana en la televisión

Cinco días de trabajo cumplidos. Ocho horas diarias de consumo de televisión involuntario, ocho horas que han pasado del máximo estrés (habitual en mi carácter) al estrés relajado (concepto que describe los "ratos libres" que debía dedicar a otros menesteres).
Así, a grandes rasgos, ha transcurrido mi primera semana laboral en TV. Mi vuelta (sin contar mis jornadas al estilo Joey en Friends) a un mundo que había experimentado años atrás (en Lugo y en periodo de prácticas NO remuneradas), sin embargo, no ha podido ser más gratificante.

4 comentarios:

Francis Cabaleiro dijo...

Jo, yo queria que contaras más. No sabia nada de que andabas en la tele trabajando. ¿Que te han tenido delante de una tele 8 horas? ¿Es eso soportable?

Besos y abrazos.

Alfonso López Vigo dijo...

Para nada tenía la obligación de ver la televisión 8 horas (hoy siete horas y media). La televisión (sintonizada en cuatro aunque no sea el canal en el que curro) es una herramienta prescindible, pero que ya que está, se pone y entretiene y hace el trabajo más llevadero.
Digamos que escucho la telelevisión en lugar de verla (sobre todo el chute diario de Joey + Friends que dan por cuatro).

Adri dijo...

yo ahora estoy en practicas NO remuneradas y encima, aunque curro en una productora, realmente ni huelo las cosas que me interesan de verdad..

suerte en tu nuevo curro

oktomanota dijo...

8 horas son muchas pero demasiadas yo apena llego una hora,